Cinco cosas que los dueños de cachorros nunca deben hacer, según expertos

La forma correcta de educar a los perros desde bebés no es con gritos ni golpes; evita hacerle esto a tu perrito

Cinco cosas que los dueños de cachorros nunca deben hacer, según expertos
iSOCK/smrm1977
Bienestar 23/01/2023 16:51 María Alba Actualizada 16:51
María Alba

María Alba

Redactora Web

X

Tener un perro es uno de los más grandes placeres de la vida para quienes aman a los animales y disfrutan de su compañía, no sólo porque se convierte en parte de la familia, sino porque es una oportunidad de cuidar, criar y ver crecer al que será nuestro compañero de vida. 

Cuando los perros llegan como cachorros a su nuevo hogar es común cometer varios errores sobre su cuidado, en especial cuando los dueños son primerizos y toman consejos de cualquiera sobre cómo mantenerlos sanos y salvos, consejos que no siempre son acertados. 

De acuerdo con veterinarios y criadores de perros de American Kennel Club, esto es lo que un dueño debe evitar hacer con su cachorro.

No evites su etapa de socialización 

Los expertos señalan que los cachorros deben aprender a socializar durante los primeros tres meses de vida para que se adapten a su entorno y sean perros contentos cuando sean adultos. 

Y es que los perros que no desarrollan la habilidad de socializar crecen con miedo, falta de confianza y se asustarán con facilidad en cualquier entorno. 

Socializar no sólo se concentra en conocer a nuevas personas o perros, sino que también significa hacerlos parte de nuevas experiencias positivas como la exploración de áreas con diferentes tipos de pisos, lugares con ruidos nuevos o entornos donde hay otros tipos de mascotas, como conejos, gatos, hamsters o pájaros.

Cuando a un cachorro se le ofrece la oportunidad de conocer a otros animales, hay más probabilidades de que se pueda llevar bien con ellos sin significar una amenaza. 

No le des demasiada libertad desde pequeño

Darles demasiada libertad desde pequeño puede significar un problema posteriormente, cuando no se puedan controlar sus travesuras o no obedezcan órdenes.

Además, darles libertad en exceso, como que puedan deambular solos y libres por la casa cuando son cachorros puede hacerlos vulnerables a accidentes, propensos a ser latosos y destructores y además a no respetar lugares asignados para hacer del baño o para comer. 

Mientras están solos y sin supervisión,  los cachorros pueden hacer travesuras que a la larga se convierten en hábitos como comer calcetines, romper cosas, masticar cables o romper muebles. 

“Es más fácil y seguro prevenir el comportamiento problemático que corregirlo más tarde”, dice AKC.

No seas inconsistente con sus rutinas 

Los perros aprenden a funcionar y a comportarse con rutinas establecidas desde que son pequeños, por lo que es ideal que los dueños sean constantes en varios aspectos, como la hora en que deben comer, la hora en que pueden salir a caminar o hacer ejercicio, el momento para ir al baño y la hora en que pueden dormir. 

El hecho de que los dueños no sean constantes y no trabajen con rutinas y horarios, puede generar estrés a los cachorros y malos comportamientos difíciles de solucionar, en especial cuando son más grandes.

No te saltes el entrenamiento ni dejes pasar mucho tiempo 

Si bien no hay una edad específica para entrenar a los perros, lo ideal es comenzar cuando todavía son pequeños, en especial con el entrenamiento de obediencia. 

El entrenamiento desde pequeños puede evitar malos comportamientos cuando lleguen a su edad equivalente a la adolescencia o cuando estén a punto de entrar a la adultez.

Los expertos sugieren enseñarles “modales básicos”, entrenamiento para el tiempo que pasan solos y varias habilidades como sentarse, acostarse, dar la pata y quedarse quieto cuando se les pida. 

No lo eduques a la mala o con tratos duros 

Sin entrenamiento, los perros serán traviesos y desobedientes. Para que aprendan a comportarse, es necesario aplicar un entrenamiento positivo, sin métodos duros como golpes, gritos o castigos incorrectos que pueden dañar la confianza que le tienen a sus dueños. 

Un ejemplo de cómo educarlos correctamente y cuidar su confianza es moverlos de lugar cuando quieran hacer del baño en lugares prohibidos: si los dueños los atrapan en medio de la sentadilla, a punto de hacer de los orines, lo ideal es hacerles ruido para que se muevan hacia donde deberían hacer y no gritarles o asustarlos, mucho menos golpearlos. 

Una vez que terminen de hacer del baño en la forma y lugar correcto, se sugiere recompensarlos para que entiendan lo que está bien y lo que no y así aprendan que pueden recibir beneficios por su buen trabajo. 

 

Google News - ViveUSA
Temas Relacionados
perros animales Mascotas cachorros
 
 
viveusa logo
Newsletter

Recibe en tu correo las noticias más destacadas para viajar, trabajar y vivir en EU

Al registrarme acepto los términos y condiciones