Más allá del Gran Cañón: pueblos de Arizona para conocer

El estado presume de varias atracciones que combinan naturaleza, belleza y tradición; más allá de sus atractivos más populares

Pueblos de Arizona
Pixabay
Destinos 20/08/2020 16:22 Redacción/CWW Travel Actualizada 16:39

Aún cuando son sus emblemas indiscutibles, Arizona es mucho más que desierto y Gran Cañón. A lo largo y ancho de su territorio, en sus cinco regiones, encontrarás pueblitos con historias divertidas, interesantes y siempre atractivas, ya sea por sus tradiciones ancestrales, sus legados mineros, su aporte a la Ruta 66, sus casas o edificios embrujados o, incluso, por sus hoteles raros y diferentes.

En el corazón mismo de la histórica Ruta 66, también conocida como la Mother Road que en los años 20 conectó Chicago con la Costa Oeste de los Estados Unidos y que recorre alrededor de 4 mil kms, Williams es hoy una oda viva a los años 50. Con sus letreros de neón, fuentes de sodas y restaurantes que sirven los platillos emblemáticos de la época, éste es sin duda un lugar imperdible para encontrarse y retratar ese simbolismo estadounidense o para hacerse de la típica indumentaria vaquera.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Visit Arizona (@visit_arizona) el

A unos 30 minutos de Flagstaff, este pequeño poblado es también la estación de la que parte el Grand Canyon Railway que te lleva por un recorrido de dos horas hasta el Borde Sur del Gran Cañón en sus vagones de distintas clases, que se adaptan a todos los presupuestos: desde el que cuenta con un domo de observación, hasta el pullman más económico.

Cualquiera podría jurar que Prescott está a un mundo de distancia del clima del Sur de Arizona. Es más, podría apostar que está a un mundo del resto del Suroeste estadounidense.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Visit Arizona (@visit_arizona) el

Lee: 10 cosas que quizá no sabías sobre la ciudad de Chicago 

Esta ciudad nació en 1864 por iniciativa del Congreso y de Abraham Lincoln, como capital del estado, a fin de asegurar los recursos de la Unión durante la Guerra Civil. Eso explica el estilo victoriano de su arquitectura. En 1900 un incendio obligó a reconstruir la ciudad casi desde cero, tanto cultural como arquitectónicamente. No obstante, en la ladera de la montaña aún persiste el sabor de la ciudad de antaño.

Hoy, como hace un siglo, la vida nocturna de Prescott vibra Whiskey Row, aunque lo mejor de la ciudad se encuentra en sus exteriores. Por eso, te podemos asegurar que sus 400 kms de senderos hacen de Prescott un lugar fenomenal para ciclismo de montaña o para senderismo, como en el Thumb Butte o el sendero de Granite Mountain. Por equipo no te preocupes; aquí encontrarás todo lo necesario para hacer realidad tu aventura.

Unos 160 kms al Norte de Phoenix y a unos 50 minutos de Prescott, el pueblo fantasma de Jerome comparte varios de los excéntricos encantos e historias del Viejo Oeste de Bisbee, pero con un clima mucho más agradable, propio del Norte de Arizona. Se encuentra exactamente como hace 100 años, aunque se aprecia mejor cuando le das la espalda y observas las Black Hills del Bosque Nacional de Prescott. Los paisajes de montañas rojizas son como sacados de Marte, ya verás.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Visit Arizona (@visit_arizona) el

Por sus respectivas historias, sus artistas y sus antiguas reputaciones dudosas, Jerome y Bisbee son comparados a menudo y en ambos encontrarás recorridos de minas y de hoteles embrujados. Los fantasmas están íntimamente ligados a la identidad de Jerome. De hecho, cuando estés aquí y te dé hambre, no podrás dejar de probar la Haunted Hamburger de Clark Street, ya que el restaurant se ganó su nombre tras una serie de eventos extraños ocurridos durante su renovación, como herramientas que desaparecían o puertas que se azotaban.

A unos 25 kms de la frontera con México, se encuentra la antigua ciudad minera de Bisbee, de cuya mina Copper Queen se extraía oro, cobre, zinc y plomo a principios del Siglo XX. Los cuestionables pasatiempos de los mineros en la época dieron a Bisbee el título de "el lugar más animado entre El Paso y San Francisco". En los años 70, con el fin de la explotación minera, se fueron los mineros, pero llegaron los artistas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Visit Arizona (@visit_arizona) el

Hoy esta pequeña ciudad es un oasis creativo con una curiosa tendencia a lo hippy y a lo kitsch, entre las estructuras de ladrillo de Main Street. Diviértete en los recorridos por la mina y la ciudad; El Old Bisbee Ghost Tour te llevará a buscar fantasmas en el famoso Copper Queen Hotel, o en un recorrido de bares embrujados.

Si buscas un lugar “diferente” para pasar la noche, no lo dudes, hazlo en The Shady Dell, un parque de casas rodantes de finales de los años cuarenta, adaptadas como habitaciones. Cada una tiene un tema único y se puede alquilar por entre $90 y $150 por noche.

Sin duda alguna, Lake Havasu City es una victoria de la ingeniería. Si bien su clima desértico es obviamente árido, esta ciudad se destaca por los deportes acuáticos que podrás practicar en la presa Parker, en el río Colorado.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Visit Arizona (@visit_arizona) el

Más: Las 10 mejores playas de Estados Unidos, según TripAdvisor 

¿En qué otras ciudades desérticas sin litoral puedes encontrar playas, paseos en bote y pesca?

En serio: Lake Havasu City fue creada para sus buenos momentos. Cada año, miles de jóvenes van al lago a disfrutar como se debe las vacaciones de primavera al norte de la frontera. El resto del año, este es un gran lugar para venir con la familia, salir al agua y, por supuesto, admirar el Puente de Londres -¡sí, de Londres!- reconstruido aquí con la mampostería original que fue comprada a la capital inglesa, etiquetada y traída en la década de los 60. No viajes a Europa; Nosotros te la traemos.

El otrora apacible pueblo de Ajo es un imán para los entusiastas del desierto y está rodeado por casi 50 mil km2 de tierras públicas y tribales. Ahora está fomentando una creciente comunidad artística que frecuentemente se reúne en su plaza central, junto con miembros de la nación Tohono O’odham, mexicanos y visitantes de todo el mundo.

Como antigua ciudad minera, hoy se puede ver la mina a cielo abierto Cornelia desde un mirador a las afueras de la ciudad. Ajo ahora es una comunidad artística emergente, que atrae a creadores de Tucson, Phoenix y otras ciudades del suroeste.

Muy cerca de Ajo, y a lo largo de la frontera con Sonora, el Monumento Nacional Organ Pipe Cactus revela sus maravillas. Se trata de una reserva virgen, registrada por la UNESCO como Reserva Internacional de la Biosfera, a la que se suma el Refugio Nacional de Vida Silvestre Cabeza Prieta, donde podrás observar aves, acampar, caminar y apreciar la vida silvestre. Un lugar ideal para desconectarse de la ciudad y reencontrarse con la Tierra.

  • Con información de Arizona CCW Travel. 

No te pierdas de las últimas noticias de Vive Usa en Google News, síguenos aquí

Temas Relacionados
Arizona pueblos turismo