Así cambiaron las empresas tras el movimiento #MeToo

Decenas de empresas comenzaron a revisar sus políticas sobre acoso sexual tras el surgimiento del movimiento

Negocios 12/07/2018 07:04 Pamela Benítez Actualizada 07:28

El movimiento #MeToo para combatir el acoso hacia las mujeres no sólo provocó cambios en Hollywood, también las compañías estadounidenses sufrieron una transformación. 

#MeToo surgió en octubre de 2017 luego de que salieron a la luz varios casos de acoso y abuso sexual por parte del productor de Hollywood Harvey Weinstein. Cientos de mujeres se sintieron identificadas con las revelaciones de importantes actrices y decidieron contar sus historias en redes sociales. 

Tras el surgimiento del movimiento, decenas de empresas comenzaron a revisar sus políticas sobre acoso sexual, pues la mayoría de los casos denunciados ocurrieron en el lugar de trabajo.

Una encuesta realizada por Challenger, Gray & Christmas halló que más del 52 por ciento de las 150 compañías consultadas habían iniciado un proceso de revisión y el 2 por ciento implementó normas nuevas desde junio pasado. 

Lee también

 

De acuerdo con 24/7 Wall St., ahora las empresas buscan ser lugares más seguros y libres de abusos, por lo que se establecieron políticas de tolerancia cero al acoso. 

En el dos por ciento de las compañías, las mujeres pidieron más aumentos y ascensos luego del surgimiento del movimiento #TimesUp que además de estar en contra del acoso y abuso sexual pide acabar con la desigualdad laboral entre hombres y mujeres. 

La encuesta también reveló que el 14 por ciento de los empleados de las 150 empresas consultadas habían encontrado una nueva atmósfera más respetuosa tras la difusión de estos movimientos.

También se cambiaron las políticas sobre las relaciones amorosas en las oficinas y el nueve por ciento de las compañías ahora dejan a consideración de los gerentes el manejo sobre el tema de los romances. 

En este aspecto, el 25 por ciento de los jefes exigen a sus empleados que informen si mantienen una relación con un compañero de trabajo y el 78 por ciento desalienta los romances entre gerentes y subordinados. 
 
Challenger, Gray & Christmas considera que la prohibición de los romances en los lugares de trabajo no es la solución, pues las personas lo seguirán haciendo a escondidas, por lo que recomienda que se analice caso por caso para encontrar soluciones. 

Recomendamos

 

Temas Relacionados
#MeToo EMPLEO #TImesUP