Los pros y contras de las fiestas de Navidad del trabajo

Julieta Chávez

07:00 | Viernes 07 de Diciembre 2018

Llega la Navidad y con ellas las fiestas de trabajo que sacan a relucir al verdadero yo detrás de cada empleado
No asistir
No faltes. A menos que tengas otro compromiso realmente importante, tu asistencia a la fiesta hará notar el compromiso que tienes con la empresa. Foto: Pixabay
0
Irse
No seas el primero en irte. Evita ser esa persona que se va en cuanto termina la cena, quédate un rato y demuestra que eres capaz de convivir con tus compañeros en otro ambiente. Foto: Pixabay
1
Invitado de fiesta
Prepara a tu invitado. Si piensas llevar un acompañante asegúrate de que sepa que es una reunión de trabajo, que debe arreglarse y comportarse. Foto: Pixabay
2
Vestir formal
Viste para la ocasión. Probablemente no quieras usar el mismo traje que llevas todos los días a la oficina pero recuerda que no es una noche de antro, evita vestuarios inapropiados. Foto: Pixabay
3
Ansiedad por salir
No se permiten aguafiestas. Aún si el evento no ha sido tan entretenido evita comportarte como si quisieras estar en cualqueir otra parte menos ahí. El lenguaje corporal dice mucho de ti. Foto: Pixabay
4
Conversar con compañeros
Socializa. Por nada del mundo te puedes sentar en una esquina a mandar mensajes por teléfono. Quieras o no la gente que está ahí reunida es con quien tienes que tratar todos los días, así que puede ser un buen momento para encontrar cosas en común. Foto: Pixabay
5
Comida laboral
Come. Las fiestas de trabajo usualmente son al final de la jornada por lo que te puede parecer mejor renunciar a tu hora de comida para terminar antes. Es importante que comas algo por si en el evento no hay comida y sobre todo porque muy probablemente beberás. Foto: Pixabay
6
Borracho en fiesta de oficina
No te emborraches. Si no estás acostumbrado a beber, esta no es la ocasión. Si lo haces, procura medirte, no quieres pasar vergüenza o incluso perder tu trabajo. Foto: Pixabay
7
Secreto
Los chismes no son bien vistos. Hablarle al oído a tu compañero para criticar a la persona que acaba de entrar o quejarte de tu jefe es de muy mala educación y podría provocarte un problema. Foto: Pixabay
8
Coqueteo
No es momento de coqueteo. Si el alcohol te está impulsando a confesarle tu amor a tu jefe, es momento de parar de beber. Foto: Pixabay
9
Salir de la oficina
El trabajo se quedó en la oficina. Incluso si la fiesta es en el mismo edificio donde trabajas, es una ocasión especial justo para distraerte de los pendientes laborales. Foto: Pixabay
10
Publicación en red social
Publica con precaución. Puedes tomar fotos y hacer comentarios de la fiesta en tus redes sociales, pero revisa que sea contenido apropiado. Foto: Pixabay
11
Reunión
Prepárate mentalmente. Puede parecer ridículo pero con toda la emoción, los tragos y los nervios de estar en un ambiente diferente podrías decir algo que no va al caso. Planea temas de conversación que eviten regresar a los casos del trabajo. Foto: Pixabay
12
Fin de la fiesta
Agradece a los organizadores. Asegurate de agradecer y despedirte de los organizadores del evento. No te desaparezcas sin un gesto de atención. Foto: Pixabay
13
  • No asistir
  • Irse
  • Invitado de fiesta
  • Vestir formal
  • Ansiedad por salir
  • Conversar con compañeros
  • Comida laboral
  • Borracho en fiesta de oficina
  • Secreto
  • Coqueteo
  • Salir de la oficina
  • Publicación en red social
  • Reunión
  • Fin de la fiesta

Julia Kirby, editora de Harvard University Press, habla de las razones por las que las fiestas de trabajo de Navidad no son una buena idea , o al menos, no sirven para el propósito por el cual se crearon.

Si recordamos el libro de Dickens “Cuento de Navidad”, la primer visita de Scrooge es una escena en donde Mr. Fezzwig Ball baila con sus compañeros de trabajo. Cuando el libro fue publicado, los jefes de grandes empresas se conmovieron con tal personaje y se comenzó una tradición que permanece hasta la actualidad. Compartir y festejar con los compañeros de trabajo.

Con el paso del tiempo, la idea original de las Fiestas de Navidad se fue transformando y ahora parecen estar muy alejadas de la realidad. Muchos estudios comprueban que aunque se dice que estos eventos son organizados para unir a los trabajadores, valorar su esfuerzo durante el año o recordarles que son parte del éxito de la empresa, estos objetivos ya no son realmente aplicables.

No se crean redes de conexión, la gente va se divierte y al día siguiente siguen siendo desconocidos. Trata de recordar a todas las personas con las que has bailado o platicado en tus últimas fiestas de Navidad, quizá las ubiques pero probablemente no volvieron a hablar al regresar a la oficina.

También lee 

Los peores regalos que puedes comprar para Navidad
Puedes proponer a tu familia y amigos la elaboración de una lista de deseos de obsequios para esta temporada de fiestas

Se promueve la diversidad, se reúnen a grupos diferentes para que se relacionen, pero al final las únicas relaciones que realmente se fortalecen son las de personas que ya se conocían o que trabajan mano a mano diario.

Las fiestas de Navidad tienen más desventajas que elementos a favor. El alcohol cambia a las personas y las relaciones fuera del trabajo demuestran su lado negativo. Definitivamente mucha gente preferiría pasar tiempo con su familia o quedarse en casa que ir a una fiesta con gente que realmente no quiere ver fuera de la oficina.

Es una fiesta, el ambiente laboral no cambia realmente después de ello. Las bromas que se hicieron y los abrazos que te diste con tu jefe no harán que al día siguiente te trate diferente. La relación laboral y la jerarquía sigue siendo tal como era un día antes.

Si el propósito era celebrar el éxito de la empresa o fortalecer las relaciones laborales, las Fiestas de Navidad súper producidas, para fingir que los demás te agradan, no son el camino.

Se desvirtúa el original significado de la Navidad para convertirse en un tiempo de presunción y descontrol.

Julia Kirby dice que "los dueños de las empresas deberían promover constantemente una relación eficaz y agradable entre sus trabajadores, no solo con grandes eventos que demuestren que su compañía sigue andando. Igualmente deberían poner más atención a las verdaderas necesidades de sus empleados. Las fiestas de Navidad tienen más significado cuando compartes con tu familia o con personas que verdaderamente aprecias".

Visita 

La felicidad por Navidad es comprobada científicamente
Esta temporada evoca recuerdos gratos de la infancia y enfatiza vínculos con seres queridos

Sin intención de acabar con el espíritu navideño, es importante recordar que a pesar de que las fiestas que se organizan durante estas fehas son para celebrar, siguen siendo un asunto de trabajo por lo que el buen comportamiento debe ser permanente. Si quieres sobrevivir a la fiesta de Navidad de la empresa donde trabajas procura no ser la persona que interrumpe conversaciones o se aparece cuando la fiesta está por terminar.

Si la fiesta ya se va a hacer, por lo menos pásala bien. Visita la galería y descubre lo que nunca deberías hacer en una fiesta de Navidad del trabajo.

Evita cometer estos errores y tu reputación en la oficina se salvará para el próximo año.

 

Tags: