Una mujer de está siendo acusada de robar poco más de medio millón de dólares a su esposo durante 20 años y hacerle creer que tenía Alzheimer para que no se diera cuenta.

De acuerdo con los informes, una mujer de 63 años le robó a su esposo $600 mil dólares y lo convenció de tener dicha enfermedad para ocultar los robos.

En los documentos policiales, la acusada, identificada como Donna Marino, falsificó documentos oficiales para cobrar los cheques de pensión de su esposo, además de , acuerdos de compensación laboral y otros fondos mensuales.

Con el dinero que robó abrió una cuenta bancaria secreta a nombre de su madre para que nadie sospechara de ella y así poder usar el dinero a su beneficio, dijo Asimismo, le hizo creer que padecía Alzheimer.

En las declaraciones judiciales se lee que Donna admitió que le mintió a su esposo sobre la presunta enfermedad para que no se hiciera cargo de las transacciones en el banco. 

“Donna explicó que cuando (su esposo) quiso entrar al banco para hacer una transacción, ella le dijo que la última vez que entró hizo una escena debido a su enfermedad de Alzheimer, lo que hizo que (él) no entrara para evitar vergüenza”, señaló el sargento Gregory Borer dijo en la declaración.

"Donna explicó que fabricó este escenario para evitar que (su esposo) ingresara al banco y descubriera el bajo saldo en sus cuentas", continuó Borer.

Fue en 2019 cuando Elena Marino, hija mayor del hombre, denunció un presunto fraude vinculado al dinero de su padre cuando “encontró papeleo financiero por ahí”, en la casa de su padre para obtener tarjetas de crédito.

Elena afirmó en la denuncia que su madrastra había falsificado documentos para obtener control sobre el dinero de su padre.

La entrevistó al hombre quien dijo que desconocía el fraude, pero que estaba al tanto del control de su esposa sobre sus finanzas.

Desde la denuncia de Elena, el hombre decidió solicitar el divorcio a y no presentar cargos en contra de ella; sin embargo, recientemente decidió presentarlos con ayuda de su hija.

Marino fue arrestada por investigadores del Departamento de Policía de East Haven, Connecticut. Se le dieron los cargos de hurto mayor en primer grado y falsificación en tercer grado.

Poco después de ser arrestada, la sospechosa dijo que había desviado el dinero de su esposo para “ayudar a su familia” y no para “irse de compras o de vacaciones” a expensas de la víctima de fraude.Según los informes, comparecerá ante el tribunal el 29 de noviembre.

No te pierdas de las últimas noticias de Vive Usa en Google News,

Google News - ViveUSA