Vacunados deben usar cubrebocas en zonas de alto contagio: OMS

Ayer, Estados Unidos levantó la recomendación del uso de cubrebocas para los vacunados, pero la OMS pide tener cuidado y analizar el contexto epidemiológico de cada país

Vacunados deben usar cubrebocas en zonas de alto contagio: OMS
AP
Noticias 14/05/2021 11:31 AFP Actualizada 11:31

Les personas vacunadas contra el covid-19 deberían conservar el cubrebocas en las regiones donde la transmisión del virus es elevada, indicó la OMS el viernes, un día después del adiós estadounidense al cubrebocas.

Estados Unidos, donde el número de casos de covid-19 bajó fuertemente, anunció el jueves el levantamiento de la recomendación de llevar cubrebocas para las personas vacunadas.

Las autoridades sanitarias recomiendan sin embargo a las personas vacunadas continuar llevando el cubrebocas en los transportes (aviones, buses, trenes...), así como en aeropuertos o en estaciones.

Interrogados sobre ese cambio, los expertos de la OMS no hicieron comentarios directos, pero subrayaron que todo depende del contexto epidemiológico de cada país. Recordaron que las vacunas no ofrecen una protección al 100%.

"Inclusive en situaciones donde la cobertura de vacunación es elevada, si hay mucha transmisión, no se retira el cubrebocas", señaló el director encargado de asuntos urgentes sanitarios en la OMS, Michael Ryan, en conferencia de prensa.

La directora científica de la OMS Soumya Swaminathan dijo que los datos provenientes de países que amplían las vacunaciones muestran que las vacunas "protegen contra la infección en una proporción que va de 70 a 80%". 

Para la experta, "muy pocos países están en situación de abandonar las medidas". En la mayoría de los países "debemos continuar aplicándolas".

Uno puede ser infectado, tener la enfermedad asintomática o ligera inclusive después de vacunarse, añadió.

Estados Unidos realiza una vasta campaña de vacunación. Más de 250.000 inyecciones fueron realizadas en 114 días, desde el inicio del mandato, según Joe Biden.

Y el jueves los adolescentes estadounidenses entre 12 y 15 años empezaron a ser vacunados.