Cheque de estímulo, Senado en proceso de aprobación

La minoría republicana todavía rechaza el proyecto de 1.9 mil millones propuesto por Joe Biden por ser "demasiado costoso"

Cheque de estímulo, Senado en proceso de aprobación
AP
Negocios 05/03/2021 15:00 EFE Actualizada 15:00

Washington, 5 mar (EFE).- El Senado de Estados Unidos se embarcó este viernes en un maratoniano proceso de votación de enmiendas al paquete de estímulo económico frente a la covid-19, por valor de 1,9 billones de dólares, del que se ha caído la propuesta de aumentar el salario mínimo federal hasta 15 dólares la hora, en medio de un agrio debate entre los demócratas y los republicanos.

Inamovible ante las maniobras dilatorias de los conservadores, que el jueves forzaron la lectura en voz alta del texto de 628 páginas durante 10 horas, 43 minutos y 9 segundos hasta la madrugada del viernes, el líder de la mayoría demócrata en la Cámara Alta, Chuck Schumer, advirtió hoy de que seguirán el tiempo que sea necesario.

"Habrá un largo proceso de enmiendas, como requieren las reglas del Senado. El Senado va a tener muchas votaciones, pero vamos a sacar adelante y finalizar la ley, tome el tiempo que tome. Los estadounidenses cuentan con nosotros y nuestra nación depende de esto", señaló Schumer al inicio de la sesión.

Por su parte, el líder de los conservadores en la Cámara Alta, Mitch McConnell, arremetió contra esta iniciativa, impulsada por el presidente de EU, Joe Biden, para lograr un tercer rescate, tras los aprobados en marzo y diciembre, por 2,3 billones y 900.000 millones de dólares.

"Esto no es un paquete de rescate pandémico -aseguró McConnell-, esto es un desfile de los proyectos favoritos de la izquierda, que están forzando durante una pandemia. Podríamos haber trabajado juntos para hacer algo inteligente para ayudar a terminar esta lucha lo más rápido posible. Los demócratas han decidido hacer otra cosa".

Más de un centenar de enmiendas de los republicanos  

Por ello, el dirigente de la minoría republicana dijo que los miembros de su partido -que rechaza este proyecto de ley porque lo considera demasiado costoso- han presentado enmiendas para "intentar mejorar" la propuesta.

"Estamos a punto de votar todo tipo de enmiendas con la esperanza de que algunas de estas ideas lleguen al producto final", indicó.

Los republicanos han presentado más de un centenar de enmiendas que tendrán que votarse en las próximas horas en la cámara, antes de que el Senado encare la votación final sobre la iniciativa, que podría producirse durante el fin de semana.

Aun en el caso de que el paquete obtenga la luz verde en este hemiciclo, tendrá que volver a la Cámara Baja, dominada por los demócratas, para una última votación sobre la versión enmendada en el Senado, antes de que llegue a la mesa de Biden para su rúbrica definitiva, que los progresistas esperan que se produzca antes del 14 de marzo, cuando expiran las prestaciones por desempleo.

Pese al gran volumen de enmiendas de los republicanos, la primera en ser sometida a votación en la Cámara Alta fue una del senador por Vermont, el izquierdista Bernie Sanders, para incrementar el salario federal mínimo a 15 dólares la hora, que fue rechazada con 58 votos en contra y 42 a favor -necesitaba un mínimo de 60 respaldos-.

Los 100 minutos que duró la votación sobre la enmienda de Sanders frente a la media hora habitual ha hecho que demócratas y republicanos vuelvan a negociar sobre un calendario para las siguientes horas.

Los progresistas controlan el Senado por una ajustada mayoría, al contar con 50 escaños más el voto de desempate de la vicepresidenta del país, Kamala Harris, que actúa como jefa de la cámara.

Lo normal en la Cámara Alta es que las leyes requieran de un apoyo de 60 senadores, pero para esta propuesta los demócratas están empleando una táctica legislativa denominada "reconciliación" que permite su aprobación por mayoría simple.

El desempleo todavía muy por encima antes de la pandemia  

Mientras que el proceso se eterniza en el Capitolio, millones de estadounidenses sufren las consecuencias económicas de la pandemia.

Según los datos del Gobierno publicados este viernes, durante el mes de febrero el índice de desempleo en EU se situó en el 6,2 %, una décima menos que el mes anterior, lo que coloca a esta tasa en el punto más bajo desde el inicio de la pandemia.

Esto supone que el número de desempleados se redujo a 10 millones, una cifra "todavía muy por encima" de los niveles prepandémicos de febrero del año pasado, cuando había unos 5,7 millones de personas sin trabajo.

Ante estos datos, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, calculó que tomará dos años alcanzar los niveles de empleo de antes de la pandemia, e incluso más tiempo, si se sigue al ritmo de recuperación de los últimos tres meses, lo que consideró como "inaceptable".

En ese sentido, "el Congreso debe aprobar el plan de rescate estadounidense ya -exhortó-, para que podamos hacer que los estadounidenses regresen al trabajo y podamos ofrecer ayuda a las millones de personas que están sufriendo".

El propio Biden afirmó este viernes que el plan de rescate es "urgentemente necesario", en declaraciones a los periodistas en la Casa Blanca antes de una reunión con la secretaria del Tesoro, Janet Yellen.

"El plan de rescate es absolutamente esencial para darle la vuelta a esto, devolver a los niños a los colegios de manera segura y dar un salvavidas a los pequeños negocios y vencer a la covid-19", destacó.

Entre otras medidas, el paquete de estímulo recoge nuevos pagos directos de 1.400 dólares a los contribuyentes que tengan ingresos inferiores a los 80.000 dólares anuales por persona, o 160.000 por pareja, y la extensión hasta agosto de las prestaciones por desempleo, que caducan el 14 de marzo.

Asimismo, incluye un rescate de 350.000 millones de dólares para Gobiernos locales y estatales; 20.000 millones de dólares para un plan nacional de vacunación; y otros 50.000 para el sistema de tests de covid-19. EFE