compartió en redes sociales algunos detalles de su reciente viaje a la playa, en el que disfrutó de un idílico paseo en yate.

En una reciente publicación de Instagram, la actriz, de 47 años, hizo alarde de su figura de impacto apenas cubierta con un diminuto traje de baño de dos piezas blanco con estampados de letras negras y amarillas.

El conjunto estuvo compuesto por un sostén de triángulo con finos tirantes atados al estilo halter, además de un bikini de corte bajo atado por los lados con el mismo patrón estampado.

Ambas prendas le ayudaron a destacar su trabajada silueta y eterna juventud de la que presume a los 47 años.

Mantuvo su apariencia al natural al poco maquillaje, sólo usó rímel en las pestañas y labial nude, así como bronceador para unificar el color de su piel.

Su cabello se lució peinado de lado en voluminosos mechones lacios.

Posó para la cámara recostada en un sillón de terciopelo en la popa de un lujoso yate que usó para viajar con su esposo y sus amigos.

“¿Alguien más extraña el sol de verano?”, escribió en el pie de foto, recibiendo decenas de comentarios y likes de sus más fieles fanáticos y amigos. Por su parte, en las stories de Instagram presumió que su reciente destino fue España.

Su actividad en redes sociales ocurre después de anunciar que lanzará su última película, llamada Flamin’ Hot, y con la que debutó como directora, a través del servicio Hulu en junio.

Previamente, la texana la presentará en el Festival de Cine SXSW. 

Según los informes, la primicia de la película se centrará en la historia real de Richard Montanez, quien fue conserje en la fábrica Frito-Lay en 1976 y posterior creador de los populares chetos Flaming’ Hot. 

En una ocasión que se averió una máquina, Montanez se llevó a casa un montón de papas sin sabor, estando en su hogar creó una mezcla de especias con chile y maíz mexicano para prepararlas a su gusto.

Esta idea se la presentó al CEO de la empresa para crear la línea Flamin’ Hot Cheetos en 1992.

Google News - ViveUSA